domingo, 4 de diciembre de 2016

ENTREVISTA LITERARIA A MARTINA VIGLIETTI



LLTV: Los tres libros más importantes que hayas leído o que mayormente te constituyeron como persona.
MV: Uf, que difícil. ¿Todo Mafalda cuenta como libro? Porque sería uno. Me lo regalaron cuando tenía 11 creo, y un poco soy Mafaldita.  A esa misma edad, una saga que no creo que implique la constitución de persona pero sí me convirtió en lectora, es Harry Potter. Fanática, me los devoré desde los 11 a los 17, leyendo los últimos ni bien salían en inglés, como corresponde a toda nerd Harrypottera jaja. Las mil y una noches es un libro que supongo también me constituye. Tengo una gran curiosidad y mucho amor por el mundo árabe, desde chiquita. No sé bien cómo explicar por qué siento que es un libro esencial. Pero Borges, uno de los escritores que más me gustan sin dudas, era un apasionado también de las noches de Sherezade, decía que decir mil noches era expresar el infinito. Las mil y una era aún más que infinito.

LLTV: ¿Último libro que leíste?
MV: La peste Escarlata, de Jack London. Me encanta Jack. Este libro (como El Talón de Hierro, otra de sus novelas que recomiendo mucho) es una distopía escrita con una mirada de principios del siglo pasado, que bien podría ser muy actual. Ah, también leí un par de cuentos de Fogwill de su libro Antología que aún no terminé.  

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?
MV: Me encanta leer biografías y la del Che de Paco Ignacio Taibo II me marcó mucho. La historia de vida del Che es increíble, y además esta biografía es súper completa, llena de detalles y está tan bien escrita, da gusto leerla.  A veces parece una ficción, es increíble lo que hizo este tipo. Me emociona. Me hace sentir que todo es posible.

LLTV: ¿En qué circunstancias escribís, si es que ejercés la escritura?
MV: Soy muy inconstante, mayormente escribo como excusa para comprarme cuadernos. Tengo una fascinación con ese objeto y sus diseños. Escribo sobre todo reflexiones. Hay días que paso largas horas escribiendo y meses donde no toco una lapicera. Siempre trato de escribir los diarios de los viajes que hago. Una vez encontré un cuaderno de bitácora de mi bisabuela en Europa. Me emocionó tanto leerlo, estaba escrito con lujos de detalles.  Supongo que una parte de mí está acumulando material de mi propia biografía. Quizás en unos años a alguien le interese lo que cuente hoy. Por el momento, me cuesta compartir y mostrar cosas que escribo. Ficción no escribí jamás.


LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué?
MV: Sin dudas a Hercules Poirot ( Agatha Christie) Necesito ser detective, aunque sea en la ficción. Amo el policial, y Hercules es sin dudas el más inteligente de todos. Me lo imagino preguntándole y analizando crímenes reales de relevancia pública.

 LLTV: ¿Recordás qué libro te generó muchísima expectativa y te defraudó en la misma o mayor proporción?
MV: Si un libro no me gusta cuando lo empiezo o por algo no me está enganchando, lo dejo. Me pasó con muchos. Que haya terminado, podría mencionar Relato de un náufrago. No sé si es que me defraudó, pero había leído otros de García Márquez, que me encantaron, y ese fue el que menos me gustó.  

 LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?
MV: La capacidad de hacerse daño a sí misma. Sobre todo votando. La falta de consciencia de clase. También me cuesta mucho entender que exista gente que no sabe lo que quiere, que no tenga pasión por nada. Me sorprende la gente quieta.

LLTV: Conducís “Carburando” en televisión y haces boxes. ¿Llegaste acá por la pasión por el automovilismo o se trató de una propuesta laboral que buscó romper los moldes?
MV: No soy una apasionada del automovilismo. Pero le tengo cariño, mi familia tiene mucho que ver con el ambiente y me crie entre motores. Conozco el paño. Sin embargo para mí es sólo un lindo desafío laboral, no sé si estoy rompiendo moldes. Trato de hacer mi trabajo lo mejor que puedo cada día.

 LLTV: Cuánto contribuyó en tu formación haber acompañado durante un tiempo al Gato Sylvestre en la radio?
MV: Mucho. Con el Gato hacía una columna/móvil sobre precios en las diferentes ferias y barrios de la ciudad, o desde el mercado central. Amo la radio, sobre todo a la mañana. Gracias a esa columna, me llamaron para trabajar como cronista del noticiero de 360TV, y puedo decir que esa fue mi “escuela” en el oficio del periodismo. Es un trabajo donde tenes que ser muy versátil, todos los días cambia,  las noticias son diversas y las tenes que saber abordar, tiene mucho de entrega e improvisación. Con el Gato y en el noticiero, aprendí muchísimo de la mejor manera, que es haciendo.

 LLTV: Como se está llevando la convivencia entre esta Martina Viglietti del automovilismo, con la Martina que se ve identificada y seducida por el mundo del teatro. ¿Hay algún proyecto que se visualice en el corto o mediano plazo?
MV: Si no tengo tiempo para hacer teatro ( como me pasó el año pasado) la convivencia se pone muy fea. No con el automovilismo, con todo. Vos usas una palabra que yo también suelo usar que es “identidad” yo siento que si no actúo pierdo algo de mi identidad. Es como un eje. Un propósito. Me siento actriz, por sobre todas las cosas. Además de que es la profesión que elegí a consciencia hace muchos años, le dediqué y le sigo dedicando horas y horas de formación. La locución es sólo una herramienta para mí. No me siento locutora aunque tenga la matrícula. Al igual que me pasa con el periodismo, que para mí es un trabajo que me encanta hacer, pero no me realiza. Un sueño sería vivir de la actuación. Y conducir un programa de radio a la mañana en AM, siempre lo dije. Eso sí. Tengo una señora grande adentro mío (Risas). Volviendo a la pregunta, para convivir todas mis partes en armonía, descubrí que tengo que estar con funciones o ensayando algo en paralelo con mis otras actividades. Y sí, hay proyectos teatrales en puerta.

LLTV: ¿Con qué te venís para el 2017?
MV: En marzo estrenamos una obra en El Extranjero, que se llama La Alegría. Está escrita y dirigida por Ignacio Apolo. Estoy muy contenta, estamos en un proceso largo de ensayos, con mucha complejidad. La obra requiere mucha precisión y en eso estamos trabajando. Somos 5 actores, un gran grupo. La Alegría tiene mucho que comunicar por estos tiempos.


Martina Viglietti es actriz, locutora y periodista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada