lunes, 12 de diciembre de 2016

CRÍTICA TEATRAL DE LA OBRA "LIVING"




Cada casa es un mundo. Y cada living una pequeña nación difícil de gobernar. Dicen que gobernarse a uno mismo siempre es más complejo que gobernar a un país...

LIVING es una historia contada en canciones abordadas mayormente desde la poesía metafórica, interceptadas en pequeños lapsos por menciones (en tono irónico) de  cuestiones cotidianas y superficiales; canciones que hablan de la soledad y de la tristeza, de la angustia y de la ansiedad, del deseo y la decepción... y de la incertidumbre inherente a toda historia de amor.

Ésta particular obra nos introduce en la intimidad hogareña y sentimental de una mujer lejos de los parámetros de una ama de casa tradicional. Ella es pianista, cantante, compositora, bohemia, sale de bares, deja en claro que su vida nocturna es más que activa, lo que no le impide sentir el deseo de ser amada incondicionalmente, de ser tratada como una princesa, de poder llegar a ser ese ser "especial" para alguien más.


En LIVING encontramos una puesta en escena que no ofrece sobresaltos destacados y poco despliegue actoral en cuanto a corporalidad. Toda la obra es atravesada por las "Confesiones de un corazón desecho" hechas canción, como acertadamente dice la protagonista. Es en ese continuo desfilar de sensaciones musicalizadas donde reside toda la intensidad de la obra, intensidad totalmente respaldada por la impecabilidad de la voz y de la ejecución al piano de GRISEL BERCOVICH y el acompañamiento en guitarra de ALCIDES LARROSA, quién agrega todavía más tensión con sus improvisaciones de música contemporánea. El ritmo de la obra es pausado, lo que inquieta y perturba todavía más cuando se empieza a vislumbrar, de manera muy sutil, que el límite de la cordura y la locura es mucho menos visible entre cuatro paredes.

Un interludio sorpresivo nos da un breve descanso para luego volver a encontrarnos con la protagonista y su intimidad, ahora vestida totalmente de negro, dispuesta a llevarnos hacia el epílogo de la historia, donde los versos de ese "Vals del desencanto" que encandila toda la obra se transforma en un manifiesto de deseo de eliminación del miedo interno y de esperanza de la llegada del amor verdadero.

LIVING encierra un mensaje de rebeldía a las imposiciones sociales que intentan opacar los sentimientos humanos.

Fragmentos de una proclama libertaria en la voz de una mujer.

Ficha técnica: Espectáculo de “Canciones de autor” de la cantante y compositora Grisel Bercovich, quien canta y actúa con dirección y puesta en escena de Virginia Jáuregui y arreglos, en parte del repertorio y guitarra española de ocho cuerdas en vivo, de Alcides Larrosa.

Club de Música, Paraguay 5519, CABA

 Crítica: El Cronista Ajeno.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada