lunes, 22 de agosto de 2016

ENTREVISTA LITERARIA AL DIRECTOR GATO MARTINEZ CANTÓ






LLTV: Los tres libros más importantes que hayas leído o que mayormente te constituyeron como persona.

AMC: Pufff! Que pregunta! Pueden ser El Gran Meaulnes, de Alain-Fournier; La inmortalidad, de Milan Kundera; y Los Caminos a Katmandú, de Rene Barjavel. Otros libros posibles, Nocturno Hindú, de Tabucchi, y El peregrino astral, de Jack London.

LLTV: ¿Último libro que leíste?

AMC: Moloch, o éste mundo pagano, de Henry Miller

 

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?

AMC:   Mi abuelo y mi tía, me leían de chico la saga de Tarzán, de Edgar Rice Burroughs (principalmente las novelas que iban desde la década del 10 a la del 30 inclusive), y ahí encontré que un libro podía oficiar como portal para otros mundos. Seguí con Sandokan (Salgarí). Creo que fueron piezas fundacionales, en una temprana infancia, para darme cuenta de la impronta de la escritura en la humanidad.

Luego, de más grande, también encontré en los comics, narrativas diversas, y de ahí rescato la serie Sandman, de Neil Gaiman. O las novelas gráficas de Alan Moore.
Por otro lado, los juegos de rol, los de mesa, me abrieron la perspectiva a otras formas de narrativa oral y de construcción en tono “cadáver exquisito”. En estos momentos estoy por comenzar una película documental sobre los mismos.

 LLTV: ¿En qué circunstancias escribís?

AMC: Trato de generarme un ámbito de tranquilidad. Con la escritura sufro de procrastinación “de lo agradable”, porque me encanta escribir. Entonces tengo que tener todo en perfecto estado para poder sumergirme. Vivo cada instancia de escritura como un viaje sin rumbo, con caminos que se van abriendo y bifurcando; llego a hacer varias versiones de una misma página. Para editar lo que escribo (que para mi es tan importante como escribir), me paro y miro para atrás el camino andado, y ahí decido. Trato de que la primera escritura sea pulsional. Y trato de usar el material de los sueños como materia prima.  

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué?

AMC: A dos: a Kvothe y a Auri, de los libros “El nombre del Viento” y “El Temor de un hombre sabio”, de Patrick Rothfuss. ¿Por qué? Bueno, los invito a leer los libros… (Risas).

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesto a divertirte y pasar un buen momento, y por qué?

AMC: A “Destrucción”, del libro “Vidas Breves”, de la saga de Sandman. Ahí está la respuesta también de por qué lo invitaría. Más que buen momento, sería un momento de iluminación.

LLTV: ¿Recordás qué libro te generó muchísima expectativa y te defraudó en la misma o mayor proporción?

AMC: No los recuerdo, los nublo en mi memoria, inconscientemente. Pero decidí hace tiempo que si un libro no es para mi (uno se da cuenta cuando arranca a leerlo y promedia los tres o cuatro primeros capítulos), dejarlo lo de lado. No obligarme a terminarlo.

LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?

AMC: El amor, absolutamente. No hay nada racional en él, y al mismo tiempo es la fuerza más potente y subversiva que conozco.

LLTV: “La Parte por el Todo” película que dirigiste junto a Santiago Nacif Cabrera y Roberto Persano, se presentará durante septiembre en el Festival de Biarritz, Francia.  Contanos un poco cómo lo trabajaron, y cual fue el disparador del que partieron.

AMC: Si bien con nuestra película anterior, “Nicaragua…el sueño de una generación”, habíamos incursionado en un tema de nuestro pasado más próximo, teníamos ganas de llevar a lo audiovisual lo que estaba ocurriendo con el Juicio del Plan Sistemático de apropiación de menores. Dentro de lo aberrante que fue todo el proceso dictatorial en el país entre el 1976 y 1983, siempre nos pareció que específicamente el delito del robo de bebés, fue algo siniestro y debía ser contado. Creemos que hay que abordar y revisitar el pasado reciente de manera rigurosa, para tratar de entender nuestro presente. En el caso en concreto de las maternidades clandestinas de la dictadura militar, encontrábamos que no se había abordado en profundidad. Sí hay películas que reflexionan sobre el periodo dictatorial genocida que abarcó desde 1976 hasta 1983. Nosotros decidimos encarar algo tan inimaginable como la apropiación de los chicos nacidos en cautiverio. Aún los sobrevivientes de los campos de exterminio, en ese entonces, no les cabía en la cabeza que los milicos se hubiesen pervertido tanto como para orquestar un plan sistemático que tenía como objetivo repartirse a los pibes recién nacidos. En el año 2011 tuvimos acceso a una investigación escrita de la filial de La Plata de las Abuelas de Plaza de Mayo, sobre las maternidades clandestinas que funcionaron en los centros clandestinos de detención de la provincia de Buenos Aires. En ese momento también el Tribunal Oral Federal n°6, presidido por la Doctora Roqueta estaba llevando adelante el juicio por la apropiación de menores. Nos parecía que desde nuestro lugar de realizadores audiovisuales podíamos aportar nuestro granito de arena a la memoria colectiva recopilando todos esos datos e información, transformándolos en una película. Esto iba de la mano justamente con la intención de parte de la Jueza y sus colegas del tribunal de dar visibilidad a todo el proceso judicial, y es así que desde el juzgado se nos facilitó el acceso a la causa y a las imágenes que se ven del juicio. Con todo ese material a nuestra disposición, decidimos focalizarnos en aquellos centros donde se produjeron la mayor cantidad de nacimientos, el Hospital militar de Campo de Mayo, la ex ESMA y el Pozo de Banfield. Y para ponerle “cuerpo” a esa triste historia, cada maternidad está abordada desde la historia particular de un nieto que nació en cada uno de esos centros, María Belén Altamiranda Taranto en Campo de Mayo, Guillermo Pérez Roisinblit en la Escuela de Mecanica y Carlos D’Elía Casco en el Pozo. Así es que, tomando a ellos 3 como casos “testigo”, podemos dar cuenta de la parte por el todo.

LLTV: Para quien no sabe como yo, ¿Es muy difícil trabajar conjuntamente tres directores en un mismo film?

AMC: Nos conocemos hace más de 20 años con Roberto y Santiago, y hace 10 que trabajamos juntos. Tenemos una manera de articularnos que la fuimos pariendo en todo este tiempo. Abrazo la generosidad de mis compañeros, a quienes admiro, y creo que compartimos que un trabajo colectivo se genera si hay conciencia colectiva. De hecho, en cada película en la que participé como director o guionista, lo he hecho junto con otras personas. Recién ahora con el documental sobre los Juegos de Rol debutaré en solitario.

LLTV:  Teniendo en cuenta que estamos hablando de un documental que revela el plan sistemático de robo de bebés durante la última dictadura en Argentina, qué sentís cómo se vive personalmente la presentación del documental en festivales internacionales, aclamada en los lugares donde se proyecta, todo esto en un momento político tan particular.

AMC: A la luz de los hechos actuales, parece una película de otra época. Pero eso es lo que nos quieren hacer creer. Qué en un pasado remoto pasó lo que pasa. Qué los juicios fueron a las juntas, sólo en la década del ‘80, pero que en el ‘78 también ganamos un mundial; qué hay pasado setentista revanchista, que inventa historias rosistas desde un purrete formoseño llamado Zamba en Paka Paka; qué la cultura que no sea tango-soja es un gasto y despilfarro, cómo es eso que los obreros que construyeron la sala sinfónica del CCK fueron los primeros espectadores de la música clásica, si son negros… Cómo es eso que exista un Centro de Memoria y Promoción de los Derechos Humanos, ese curro que se tiene que acabar… quienes se piensan que son para llenar a nuestro campo de concentración, nuestro Auschwitz, con vida, amor y arte, si mejor lo podemos abandonar hasta el olvide, y hacer una plaza cotizable de la burbuja inmobiliaria esos terrenos en Nuñez. En este marco, en este contexto, decidimos re-estrenar “La Parte por el Todo”, el 18 de febrero, y seguir con proyecciones por  todo el país. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada