jueves, 11 de agosto de 2016

CRÍTICA TEATRAL DE "ANAÏS"



PH: Meri Lucewicz


"Veo en vos fragilidad... y  veo también a una mujer fuerte..." eso decía Miller de Anaïs, el supo leerla como nadie, supo leerla mas alla de las letras, desde sus letras y trascendiendo lo ordinario. Él pudo ver en ella a esas dos que eran una, esa eterna guerra  que la empujo a escribir toda su vida, el dolor por el abandono paterno que la partió en dos, y Anaïs, simplemente no pudo volver a ser solo una, fue la que debía ser..y la que quería ser, y en el ir y venir de sus extremos ella podía encontrar su paraíso y su infierno.

Una mujer atrapada dentro de otra mujer, dos mujeres compartiendo una vida, esa podría ser Anaïs, esposa, compañera, correcta... o tratando de serlo, mientras la otra, dentro, más profundo pide vivir, ser libre, amar, pasional,  "Cualquier forma de amor que encuentres, vívelo..." reza una frase de esta brillante, frágil y fuerte mujer... ese fue su misterio, su mandato, y su karma.

Bella, completa, poética, muy poética, con gran riqueza visual es la puesta en escena  que nos planta frente a nuestros ojos Eloísa Tarruella, con una mirada sensible, que va mas allá del triangulo amoroso que atrapa a nuestros protagonistas, Eloísa nos cuenta de sus vidas, sus almas, como Anaïs, Miller y June se aman, se desean y se alejan, una atracción que no nace en los cuerpos, nace en sus mentes y su intelecto y decanta , casi obligatoriamente, en la pasión de sus cuerpos. Y  un marido incondicional, tal vez en algún punto, con una cómplice confianza para no asumir lo que sucedía a sus espaldas.  

PH: Meri Lucewicz
Se entremezclan proyecciones, videoclip, música, letras, y citas de sus escritos, múltiples herramientas conviven en el escenario para dejarnos llevar por la historia, simples observadores de sus almas, los vemos desafiar los limites y convenciones de una época, lejana, y no se puede más que admirar la valentía con que se entregaban a sus deseos, sin importarles lo que se debería ser.

"Siempre hubo en mí, al menos, dos mujeres una mujer desesperada y perpleja que siente que se está ahogando y otra que salta a la acción, como si fuera un escenario, disimulando sus verdaderas emociones porque ellas son la debilidad, la impotencia, la desesperación y presenta al mundo sólo una sonrisa, ímpetu, curiosidad, entusiasmo, interés." (del Diario de Anaïs Nin) 

Sábados 20.00 hs
Teatro Pan y Arte
Boedo 876

Ficha técnica:

Actor: Florencia Berthold (Anaïs Nin), Ariel Nuñez (Henry Miller /Padre Anaïs), Florencia Naftulewicz (June),Santiago Pedrero (Hugo Guiler)
Diseño de Escenografía: Valeria Lía Martínez
Diseño de Vestuario: Soledad Gaspari
Diseño de Luces: Patricia Batlle
Diseño Audiovisual y Post-producción: Patricia Batlle
Música: Florencia Albarracín y Juan Matías Tarruella de Láudano en Canciones
Diseño Gráfico: Matías Lucewicz
Fotografía: Trigo-Gerardi
Coreo flamenco: Eva Iglesias
Animaciones: Gabriel Mosetto
Grabación de voz off: Estudio Iván Espeche
Producción Ejecutiva: Eloísa Tarruella
Asistente de Producción: Meri Lucewicz
Ayudante de Producción: Manuel Clifton
Prensa: Correydile
Asistente de Dirección: Martina Simeoni
Dramaturgia: Eloísa Tarruella
Dirección: Eloísa Tarruella
Duración del espectáculo: 80 minutos
Twiter: anaislaobra

Crítica: Noe Ragaglia




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada