martes, 27 de octubre de 2015

ENTREVISTA LITERARIA A LA ESCRITORA MARIELA GHENADENIK




LLTV: ¿Podrías mencionar los tres libros más importantes que hayas leído, o que mayormente te hayan constituido como persona?
MG: ¡Imposible nombrar sólo tres! El que me viene a la mente es Mujercitas, que fue mi primera novela y a través de la cual descubrí la lectura.

LLTV: ¿Último libro que leíste?
MG: Siete casas vacías de Samantha Schweblin

LLTV: ¿En qué circunstancias escribís?
MG: Si estoy en etapa de planear una novela, tomo notas en cualquier momento. Cuando la empiezo a escribir prefiero hacerlo bien temprano a la mañana. Y si estoy corrigiendo, suelo dejarlo para la tarde.

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?
MG: La mujer rota de Simone de Beauvoir. Es un libro perfecto sobre la soledad.

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué?
MG: A Patrick Bateman de American Psycho (pero con mucha cautela).


LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué?
MG: A Will Freeman de Un gran chico.

LLTV: ¿Recordás haberle leído a alguien en voz alta alguna vez, haber sostenido una lectura compartida?
MG: Le leo en voz alta a mi hijo desde que es muy bebé.

LLTV: ¿Recordás qué libro te generó muchísima expectativa y te defraudó en la misma o mayor proporción?
MG: Varios de Amélie Nothomb, excepto Estupor y Temblores.



LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?
MG: La creatividad para lo bueno y lo malo.

LLTV: Podés contarnos con qué se va a encontrar el lector que se sumerja en tu última novela Desde el Aire.
 MG: Desde el aire trata la historia de Malena y Laura, dos chicas de 25 años que trabajan como jefa y asistente y no se pueden ni ver. Fuera de la oficina, cada una mantiene una doble vida que no quieren que se sepa: Malena tiene un pasado y un presente muy tortuoso y Laura sufre por su relación con un hombre casado.
La novela alterna entre los tramos de vida de cada personaje y la interacción entre ambas en el trabajo, en un clima que combina agobio y atropello, con muchos matices absurdos.​

LLTV: Cual fuel el disparador para que te animes a una novela, y específicamente cómo nació “Desde el aire”.
MG: El disparador fue el personaje de Malena, en base a una historia que me contaron. La novela nació inicialmente como un cuento para una antología de Random House Mondadori a la que me habían invitado a participar y en la que me habían pedido un cuento sobre sadomasoquismo. Como luego me cambiaron de tema y escribí sobre otra cosa, el borrador inicial me había quedado y no pude evitar seguir escribiéndolo hasta que se convirtió en novela.

LLTV: ¿Proyectos posteriores a este libro?
MG: Este año terminé de corregir Una felicidad posible. Trata la historia de Lucas Garrido, un cirujano sin empatía que, tras la muerte de su padre, se ve obligado a hacerse cargo de lo que queda de su familia de origen, rota después de una tragedia durante su infancia. El camino al reencuentro lo enfrenta con sus elecciones: su profesión, su mujer, su sexualidad. En el libro se interroga, con un poco de cinismo y cierta visión tragicómica, la extraña construcción de lo que llamamos felicidad.

También estoy empezando otra novela que por ahora no puedo contar de qué se trata.

Prensa: Kiako Anich

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada