sábado, 30 de agosto de 2014

ENTREVISTA LITERARIA A LA ACTRIZ DALIA ELNECAVÉ




LLTV: Los tres libros mas importantes que hayas leído o que mayormente te constituyeron como persona. 

DE: Son más de tres, pero en fin. Franie y Zoe de Sallinger, El hombre mediocre de José ingenieros, Demian de Hermann Hesse

LLTV: ¿Último libro que leíste?

 DE: La novela de algún otro de Joaquin Sanchez Mariño.

 LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?

 DE:  Hay varios. Hoy pienso en Ayer de Roberto Bertolino. Porque fue de los primeros que leí, a los nueve años, y supongo que porque creí comprender de qué se trataba el amor.

LLTV: ¿Escribís? En qué circunstancias te sentís cómoda para escribir

DE:  Muchas veces es cuando me siento justamente incomoda: viajando en colectivo por ejemplo, en papelitos sueltos, alguna servilleta, en el hueco de alguna agenda o en la última hoja en blanco de un libro. Otras veces de noche, tarde, cuando los gritos ahogados del dia se me desbordan en palabra escrita. Pero en los últimos años escribo también en los azulejos del baño y de la cocina. Asi está mi casa, llena de pensamientos indelebles.



 
LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué?

DE:  A Funes el memorioso. No me había dado cuenta hasta hoy pero porque creo que estoy un poco enamorada de él.

 

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué?

 

DE: A Ignatius J. Reilly de John Kennedy Toole porque vería durante un rato al mundo sin filtro tal cual es, fatalmente gracioso.

    LLTV: ¿Recordás qué libro le generó muchísima expectativa y le defraudó en la misma o mayor proporción?

DE:   La Metamorfosis de Kafka

LLTV: ¿Tenes escritores que puedan llamarse referentes para vos?

 DE: Chejov, Clarise Lispector, Borges.

 

 LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?

 DE:  El desprestigio que se le da a la muerte, y/o a hablar de ella.

 LLTV: Contanos por favor, con qué se va a encontrar el público que va a ver “La Leyenda del Amor” todos los martes de septiembre a las 20:30 Hs. en la Biblioteca Café, M. T de Alvear 1155, CABA

 DE: Hay un cuento anónimo, que lleva el nombre del espectáculo, el cual dice que antes del primer hombre y la primera mujer, vagaban los sentimientos sin saber en quien encarnarse.  A partir de ese cuento hacemos dialogar al amor y a la locura, los hacemos cantar y así cantamos- contamos con liviandad y humor cómo finalmente terminan sus días juntos.

 LLTV: ¿Proyectos, si se puede contar, para el 2015?

 DE: Una obra de teatro basada en un pequeño libro que escribí hace dos años. Y además estoy ensayando para ser mas feliz.
 

La Leyenda del Amor” la podes ver todos los martes de septiembre a las 20:30 Hs. en la Biblioteca Café, M. T de Alvear 1155, CABA

Agradecimiento de Prensa: Cecilia Dellatorre

ENTREVISTA LITERARIA A LA ACTRIZ MERLINA MOLINA CASTAÑO




 

 
LLTV: Los tres libros mas importantes que hayas leído o que   mayormente te constituyeron como persona. 

MMCNo sé si me constituyeron como persona pero sí iniciaron un instante para recortar,  El Amante, de Marguerite Duras; Madame Bovary, de Gustave Flaubert ;  Orlando, de Virginia Woolf.

LLTV: ¿Último libro que leíste?

 MMC: La Delicadeza, de David Foenkinos. Una mujer casada. Feliz hasta que su marido muere inesperadamente. Lánguida deambula de su casa a la oficina. Pero vuelve a sorprenderse: La vulgaridad y la tristeza se transforman en una gran sonrisa llena de poesía.  

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?

MMC: Más que un libro podría mencionar la escritura de Marguerite Duras. La releo en un sinfín. Siempre. Lo primero fue El Dolor.

LLTV: ¿Escribís? En qué circunstancias te sentís cómoda para escribir

MMC: Sí. Escribo cuando estoy muy bien o muy mal. Eso me genera movimiento. Cuando estoy en el medio, simplemente corrijo o entreno.

 
 

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué?

MMC: A las hermanas Luci y Nidia (Cae la noche tropical, de Manuel Puig) para chismotear arrojadas en unas cómodas sillas de jardín.  

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué? 

MMC: A Horacio Oliveira (Rayuela, de Julio Cortázar) para escucharlo con algo de jazz, para quedarme en silencio con cierta ingenuidad fingida.

    LLTV: ¿Recordás qué libro le generó muchísima expectativa y le defraudó en la misma o mayor proporción?

MMC: Leviatán, de Paul Auster. No era el momento de leerlo. Intenté terminarlo reiteradas veces, las suficientes hasta que decidí abandonarlo. Luego de nueve años retomé pero esta vez la pasé bien. Lo terminé.

LLTV: ¿Tenes escritores que puedan llamarse referentes para vos?

MMC: Marguerite Duras, quizás.  Por esa manera de respirar las palabras. Hay algo de asmático. No sé. Yo fui asmática. 

LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?

 MMC: El detalle, la sutileza, lo que sobrevuela a los humanos a pesar de ellos; también la imaginación, la posibilidad de crear todas las realidades que a uno le apetecen. 

 LLTV: Contanos por favor, con qué se va a encontrar el público que va a ver “Enciclopedia Práctica Universal” sábados 18 Hs en Espacio Irreal.

MMC: Con un trabajo íntimo en una casita en Palermo, sutil y pequeño en su forma, poético, con cierto humor e ironía.

 LLTV: ¿Proyectos, si se puede contar, para el 2015?

 MMC: La idea es realizar la puesta de El Planeta Enano. Es una obra que escribí junto a Betina Bracciale, autora de Enciclopedia Práctica Universal. 
 
 
Merlina Molina Castaño, (1986, San Isidro- Provincia de Buenos Aires)

Actriz, bailarina, diseñadora de vestuario, arte y escenografía.
 
Obra de teatro ::: SÁBADOS 18 HS en Espacio Irreal :::
Reservas: enciclopediapracticauniversal@gmail.com
 
 

miércoles, 27 de agosto de 2014

ENTREVISTA LITERARIA A LA ACTRIZ Y CANTANTE VICKY BUCHINO





LLTV: Los tres libros mas importantes que hayas leído o que mayormente te constituyeron como persona. 

VB: Los tres libros que leí y que me marcaron fueron, "Rayuela", "Historia de cronopios y de famas" y "El túnel". Los dos primeros de Julio Cortázar y, el último, de Ernesto Sábato.

LLTV: ¿Último libro que leíste?

 VB: El último libro que leí fue "Las obras completas de Oscar Wilde"

 LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?

VB: El libro que más me marco fue, justamente Rayuela de Cortázar, constituyéndose de inmediato en mi escritor favorito. Con él descubrí que todas las Artes tienen un techo, un límite. Menos la  Literatura. Un escritor no tiene techo y está habilitado a escribir como quiera y lo que quiera. Una revelación.

LLTV: ¿Escribís? En qué circunstancias te sentís cómoda para escribir

VB: Si, escribo cuentos, y estoy desde hace un tiempo intentando una novela. Ojalá llegue a terminarla. Pero en realidad el escritor de la familia es mi hijo, Víctor Dupont. Yo no tenía idea que la vida me iba a sorprender en mi propia familia, donde la música mandaba. No sabía que la vida me tenía preparada una sorpresa, y muy especial.

Víctor Dupont (mi hijo), que es una promesa literaria que va a dar que hablar, con 29 años, ya va por su segundo libro (uno de ellos es “Cabritos al Sacrificio”) y su segunda obra de teatro (una de ellas “El Viaje de Discepolito”, una obra provocativa sobre el Tango, género que ama).

Víctor ya cuenta con la aprobación de grandes de la literatura como Ariel Dorffman y Héctor Negro. Un gran orgullo.

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, y por qué? 

VB: Al personaje que invitaría a tomar un café es a la Maga. Esa mujer efímera y profunda. Que vuela y sobrevuela los cuerpos y las cosas con la impunidad que le dan sus alas. La Maga. Gloriosa, libre. Única e indescifrable
 

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a comer en tu casa dispuesta a divertirte y pasar un buen momento, y por qué? 

VB: Invitaría a cenar a Remo Erdosain. Creo que pasaríamos un buen rato criticando al Capitalismo, que nos destruye tanto ahora como en los años 30. Coincidiríamos en las influencias de los Astros en la personalidad de la gente y especulo con que, vino de por medio, haría que me confesara porque no llego a concretar su "Rosa de cobre", dejándonos a todos con las ganas.
 
 

    LLTV: ¿Recordás qué libro le generó muchísima expectativa y le defraudó en la misma o mayor proporción?

 VB: No hay libro que defraude. Tal vez, los libros de Autoayuda. Son un espanto.

LLTV: ¿Tenes escritores que puedan llamarse referentes para vos?

 VB: Julio Cortázar marco mi vida y mi existencia. Como Piazzolla en la música. Ellos son referentes de la "magia".  También incluyo a Borges, a Marco Denevi, Roberto Arlt, Shakespeare, Dante Alighieri, Oliverio Girondo...no sé. Son muchos.

 LLTV: ¿Qué cosa es lo que más te sorprende de la humanidad?

 VB: De la humanidad, no me sorprende nada. Tal vez sea escéptica. Pero no creo mucho en " la humanidad"  como ente generalizado. Creo en las individualidades, en los grupos. En las asociaciones. La humanidad no es nada en si misma

 LLTV: Contanos por favor, con qué se va a encontrar el público que va a ver “Ayres de Cabaret, entre luces y sombras. En concierto”

 VB: La gente que se acerque a ver Ayres de cabaret se va a encontrar con una historia dentro de otra historia. Con personajes profundos, hondos. Llenos de dolor y codicia Quien vea Ayres, se va a encontrar con parte de nuestra historia, hecha de inmigrantes, de truhanes. De trepadoras capaces de comerle el hígado a quien sea con tal de "llegar". Y se va  a encontrar con una música original digna del mejor de los elogios. Todo enmarcado en los tremendos años 30...La década devastada.

 LLTV: ¿Proyectos, si se puede contar, para el 2015?

 VB: El año que viene pienso seguir drogándome con el Teatro. Tengo muchos proyectos Para escena. Y espero poder concretarlos. Pero la idea es no bajar jamás de las tablas. De hacerlo, estaría firmando mi sentencia de muerte. Muchas gracias.
 
 
Agradecimiento especial a Jimena Aguilar.

CRÍTICA A LA OBRA MUSICAL "AYRES DE CABARET, ENTRE LUCES Y SOMBRAS EN CONCIERTO"


Foto: Anto Galli

Las internas de un cabaret, cierta similitud circense.

Amigos. Amores. Morbo envidia celos y resignación.

Con ustedes,

Artistas 

El espectáculo denominado Ayres de Cabaret lucha por seguir en cartelera en este viejo teatro. Sr Gustaw, anfitrión y ley del lugar; Ángela, la dama en cartel; Fiamma, bailarina y cortadora de tickets. Se está viniendo todo abajo, y la familia se necesita.

 

Ayres de Cabaret en los años 30 es un torbellino de emociones; despliega nuestra música vertebral mechada con el lunfardo, el olvido, los gritos el vino, el deseo entrelazado, cruzado y también en carne cruda. La revancha, la ambición.

El amor más puro casi siempre brilla en soledad y aquí en este aire las almas de 19 artistas salen de sus tripas y por el canal de sus ojos llegan a nosotros, nos dan un pico se acomodan el sombrero y me encantan. El tango y su extremo romanticismo, la milonga de alegría, valsecito y aquel lunfardo de precisión codificada. Cierto olor a almacén, la prioridad.  

Las maneras aprendidas de llegar a “ser alguien” dentro de este lugar, son desplegadas por Gustaw, que muestra la realidad doble que provoca el telón. Nelly Morelli encarna a su mujer y mantiene una bella sombra, difícil de ignorar. Por otro lado fue conmovedora la manera en que se mostró al hombre y a la mujer en este teatro maestro.  

Esa misma desfachatez y libertad es la que así comienza a crear violencia en el otro, par del par. De pronto se pierde la libertad dando comienzo a la posesión, y entre porteños e inmigrantes, sucede la mezcla que muestra la magia del fenómeno. El aire se tensiona y entra en escena lo frustrado y la verdad.  

La primera dama del musical es interpretada por Vicky Buchino y su aparición cambia la perspectiva de un tirón. Con un micrófono de vincha entra lo más campante, sin avisar que va a abrir la boca y una ola de mensajes subliminales te van a llevar volando a la retrospectiva de algún amor, de algún dolor, o simplemente de pensar en nada, sólo a escuchar y que comience la danza entre los músicos, sí, eso es un espectáculo de hilos de agua como cuando te quedás idiotizado mirando una fuente.

Hermosa precisión la de los músicos (Andrea Censabella Violín, Luis Raponi Bandoneón, Matías Maya Guitarra, Lautaro Vergara Contrabajo, Roberto Vanini Percusión y Juan Ignacio López Piano/ Dirección Musical) nunca en contra del oído llenaron de dulzura el escenario y se ganaron con entrega el aplauso tajante del final (que estuvo contenido a cada rato).

Foto: Horacio Sabatini
 

Estas individualidades coquetean a medida que un momento se suspende en el otro.

Ciertas pautas de dirección terminan de cerrar el soberbio trabajo de los actores y son mínimos los objetos en escena, salvo los instrumentos, con ellos es suficiente. La dedicación al vestuario se hizo notar, estaban todos muy coquetos y pertinentes a lo que pasaba. Era como estar ahí adentro.

Los músicos y los actores conviven a la vista y los pasajes de cuadro a cuadro se distinguen simplemente con el foco. Es una manera interesante de mostrar un clima, el otro y está muy bien logrado ya que las situaciones que pasan y que vienen no se cortan de inmediato, por lo que no nos queda otra que creerles. ¡Vaya si creerles! Te meten adentro de sí, sin preguntarte.  

Es una pena que no siga esta obra en cartelera porque estas cosas son las que enriquecen.

Un drama excelente.

 Gracias!
 
 
Crítica realizada por Laura Soledad Beraldi 

Sábados de agosto (2, 9, 16, 23 y 30) a las 23hs, en el teatro La Mueca (cabrera 4255, Palermo)

domingo, 24 de agosto de 2014

POR NO ESTAR DISTRAIDOS del libro, “Revelación de un mundo” por CLARICE LISPECTOR




Había la levísima embriaguez de andar juntos, esa alegría, como cuando se siente la garganta un poco seca y se ve que por admiración se estaba con la boca abierta. Respiraban de antemano el aire que estaba delante y tener esa sed era su propia agua. Andaban por calles y calles hablando y riendo, hablaban y reían para dar materia y peso a la levísima embriaguez que era la alegría de su sed. A causa de los coches y de la gente, a veces se tocaban, y a ese contacto -la sed es la gracia, pero las aguas son de una belleza oscura-, y a ese contacto brillaba el brillo de su agua, la boca un poco más seca de admiración. ¡Cómo admiraban estar juntos!

        Hasta que todo se transformó en no. Todo se trasformó en no cuando ellos quisieron esa misma alegría suya. Entonces la gran danza de los errores. El ceremonial de las palabras poco acertadas. Él buscaba y no veía, ella no veía que él no había visto, ella que estaba allí, sin embargo. Sin embargo él, que estaba allí. Todo fue un error, y había la gran polvareda de las calles, y cuanto más se equivocaban, más querían con aspereza, sin una sonrisa. Todo sólo porque habían prestado atención, sólo porque no estaban lo bastante distraídos. Sólo porque, de repente, exigentes y duros, quisieron tener lo que ya tenían. Todo porque habían querido darle un nombre; porque quisieron ser, ellos que eran. Aprendieron entonces que, si no se está distraído, el teléfono no suena, y que es necesario salir de casa para que la carta llegue, y que cuando el teléfono finalmente suena, el desierto de la espera ya ha cortado los hilos. Todo, todo por no estar distraídos

DOSSIER DE FOTOS YIORGOS MAVROPOULOS 2º PARTE

George Mavropoulos (1923 - 2006) nació el 25 de abril de 1923.
George murió el 26 de julio de 2006 a los 83 años de edad
 
 
 
 
 


 
 
 

 

NÓMINA Por LAURA BERALDI


¿Cómo se llamará, en psicología, filosofía matemáticas o biología… eso que pasa cuando el túnel de luz que cada uno tiene, desde el centro de la tierra hasta el cielo

..y que será una línea, de lo que hablo es una línea
no una burbuja que cubra todo,
 tampoco un manto azul que signifique un rastro de aura, nada de eso.
Una línea que une los pies a la tierra y ella se une al centro y luego vuelve
–con la fuerza multiplicada por menos diez-
y atraviesa la columna verticalmente y sale
 disparada rompiendo el cielo
 y volviendo al sol así

se transforma en sendero, porque se continúa en el tiempo? Se convierte en línea porque ese rayo vertical perpetuado nos persigue, y allí la temperatura sube, porque cuando el tiempo avanza la aceleración surge, y comienza la chispa. Luego el fuego.
El incendio la sorpresa la responsabilidad y el morir. Bueno hay varias cosas en medio pero qué importa.
Total, ya que importa.

No le preguntes nada a ella, es aburrido hablar de uno mismo


Me gustaría saber cómo es que se define eso de ir así, inmerso en la línea divisoria. Ni de un lado, ni del otro.
Inmerso en ella como catapultado.
Caminando por la línea que separa, anulado, no registrando las partes porque en esa instancia estamos en la línea. Es esta continuidad que repito la que me enloquece.

De un lado, se presenta el existir. Estar, sufriente porque te tengo.
Estar sufriendo porque no te tengo sosteniéndote.
Haber pensado al conocerte que eras mía porque surgiste desde el intestino.
Y hoy darme cuenta de que nunca te tuve y no era este tu camino. Tenías tu camino distinto del mío, es que los caminos nunca se han cruzado y yo estoy en este sol, de la línea ésta que me persigue y que camina conmigo al ras, que es yo y que es ella y que siendo conmigo formamos un quizá. No quiero ser tan abstracto, formamos, simplemente algo más. 

Del otro lado se presenta el no existir. No estar. No verla, no sentirla, no saber que ella está. A esta altura me es imposible demonios, yo ya confesé que ha pasado por aquí y eso indica su presencia, aun no estando, ha salido de la carne y tomado el lugar, las paredes ha pintado con su estigma y yo hoy aquí no logro olvidarle. Pero no existe, de este lado del murallón.
No está. Pero está en mi camino.
Recién he oído gritar que los caminos no se cruzan ¿como es eso?
Ella no está pero está en mi camino porque no se ha ido, se produjo el doblez del surco, en el cuenco cayó el amor que nos tuvimos y luego se fue pero el recuerdo a la humedad ha dejado una colonia de insectos (no digo sean malos, sólo horrorosos diminutos e incorruptibles insectos) la ha dejado como a mí y la colonia camina, arrastrando vida por donde va.

Es el milagro del suceso.
Cuando algo apareció. Y luego ya no importa nada de lo que pasa porque la respuesta que provoca en el mundo el estímulo de una reacción espontánea, nadie sabe codificarla aún, nadie sabrá nunca. Esa respuesta es un estallido de mil diamantes porque el sol se sabe que sale, y la luna se sabe que se esconde.

O tal vez las dos salgan.


Pero existe la poesía.

viernes, 22 de agosto de 2014

CRÌTICA A LA OBRA "LA NENA QUE ESTABA PARADA EN LA ESQUINA" de FLORENCIA SANTÀNGELO



Una obra que muestra un circuito respecto de la trata de personas, el narcotráfico, el abuso de drogas y alcohol, la impunidad, la marginalidad, la diversidad sexual, el abandono, la búsqueda de justicia, de verdad y la indiferencia social. 

Las actrices interpretan de manera brillante, cada personaje con susceptibilidad ante el tema por el que se ven rodeadas. Sensibiliza a ellas, a nosotros y a cualquiera. 

Desarrollando las vivencias de Lupe, Ana y Tina, esconden una apasionante historia con una complicada realidad económica y social de fondo. La obra se desarrolla en forma inversa y tiene momentos de gran intensidad, suspenso, e intriga. 

Muy buena ambientación, iluminación y musicalización que traslada y hace vivir cada escena como en carne propia. Hasta da la sensación de que el escenario, el teatro en sí, es especialmente el lugar ideal para la historia de la que hablamos. 

Muy difícil de abordar sin golpes bajos, La Nena que esperaba parada en la Esquina, logra sortear el lugar común y nos interroga con la acción. Sabemos del tema. La pregunta es ¿cómo activamos nuestra participación para que esto no pase? ¿Qué hacemos con lo que nos pasa? 



La imagen de tres mujeres vendadas y atadas a una silla, es la que roza al espectador en relación a qué sentimos frente a determinados puntos de conflicto. Uno se estremece en la butaca al verlas allí, se inquieta. Todo comienza a doler. Y es precisamente porque nos pasa esto, que cuando termina la función somos testigos del mayor logro: la historia se dispersa desde la escena y viaja con cada participante hacia el hogar. 

Lo sabemos por las miradas que se confunden a la salida, y por los comentarios que siguen hasta la calle, esa calle que en definitiva termina siendo el verdadero escenario. 




Florencia Santángelo, su directora, le dijo a La Letra Tal Vez: “El eje central de la historia se cuenta a través de estos tres personajes, tres mujeres, que buscan a su manera, la felicidad. El tema esta en el camino que eligen para llegar a eso, en ese camino, aparece una nena, víctima de la trata de personas, y una madre que busca justicia. Mi interés desde el principio, no fue contar simplemente una situación social por la que lamentablemente estamos atravesando, sino además, cómo nos comportamos, como sociedad, frente a determinadas cuestiones. ¿Por qué no nos involucramos más? ¿Qué nos detiene? ¿Es miedo, o hay algo más? De ese “algo mas” es lo que tratamos de indagar con esta historia.” 

Esta de más decir que quien aún no vio la obra, no deje pasar la oportunidad, ya que La Nena que Estaba Parada en la Esquina es teatro del mejor. Estar presente rompe con algunos estigmas. Propone pensar de otra manera sobre las cosas que suceden, y que parecen gigantes en relación a lo que podemos hacer con ello. 

Domingos de Agosto 21 hs. 
TEATRO LA MUECA Cabrera 4255 - CABA.- 



Elenco:

Lupe ..........................Constanza Micheloni
Ana ............................Cecilia Dellatorre/Daniela Mariño
Tina/La Nena...........   Flor Otero
Madre........................ Karina Scheps
Miguel....................... Mathías Sassone
Elvira......................... Cristina Sisca
Mario......................... Joaco Alonso

Ficha Técnica:

Libro y dirección: Florencia Santángelo

Asistencia de dirección: Joaco Alonso

Escenografía: Cecilia Rodríguez

Vestuario: Andrea Renovales 

Fotografía: Ignacio Adasme

Diseño Gráfico: Mathías Sassone

Prensa: Más Prensa
 
Crítica: Pamela Sepúlveda
 

miércoles, 20 de agosto de 2014

PILUSO Y LA ESQUINA DEL 105 Por LAURA BERALDI




Le encanta pensar. A veces le molesta que el mundo esté, porque no escucha a su mundito. Antes le molestaba sentirse que quería ser el centro del mundo ya que hablamos tanto de mundo y decimos mundo pero ahora no. Ahora no, creo que ya no le interesa tanto si será así, cómo los demás pensarán de sí. Está tan cansado. ¡Estaba tan cansado de estar en el centro del nudo! …pero no de importante, simplemente de enredado.

Porque cuando uno escribe no deja de hablar de sí mismo y aunque se diga acto terapéutico y magia y felicidad, más allá de la descarga o de mostrarse al futuro lector marido mujer, más allá de todo eso es tan simple y cuidadoso como una masturbación.  

Le encanta pensar y le molesta que lo interrumpan cuando piensa porque se le pierde el hilo de la conversa y la conclusión, construyendo la nueva lógica su proceso es tan lento que no quiere dejar de pensar en el momento en que está pensando fosforescente, como cuando está soñando y se despierta, que se quiere volver a meter a ese sueño para jugar, que le gustaba, o quería saber, o quería terminar o ver que pasaba, como cuando le gusta el sueño y no se puede volver a meter, y después quiere soñarlo despierto y quiere continuar la historia pero no es lo mismo, y se va olvidando detalles, y cuando pasó un rato ya se había olvidado de qué quería seguir soñando.  

Hoy pudo pescar de casualidad la columna vertebral asomada desde el mar, el esqueleto de una de sus paranoias. Una de esas ya con gusto, con gusto de verdad porque se lo dio el tiempo. Una persecuta ramificada, bastante amplia y que no trata sobre algo puntual.  

Pronto su cara cambió.  

Todo obsesivo tiene sus cálculos exactos, mentales, sabe perfectamente desde el momento cero del dibujo, hasta su fin y todo lo que a ello concierne. El vestido completo del camino que construye al suceder.  

Cuando en este momento, estaba luchando con esa cosa que lo hacía sufrir y que era un vivo síntoma y no llegaba a entender, eso, aquello movió un nivel más la tuerca.  

Se dio cuenta de que pujaba la escena. Por eso de que todos nos mostramos al mundo de la manera en que necesitamos. Quiero decir reflejamos nuestro mundo.

Dijo  

“Nosotros somos de estaño una persona, de fantasía de estaño, y la luz rebota en nosotros y se expande y allí está nuestro mundo. En nuestros huecos habrá más camino a la luz. En nuestros bordes una leve chispa, en lo que excede, luz que ya no entra, y entonces lo que vemos no es más que lo que pedimos, es exacto. Pedimos todo lo que tenemos, nuestra mente lo pide y lo desea así y el cuerpo encarna a la conciencia viva.

¡Ya no quiero ni voy a creerme nada más! Porque es tiempo de creer y ya. No decir nada y hacer, practicar el disfrutar. Tomar conciencia del poder de nuestra energía en cúmulo. De jugar, a ver hasta donde podemos llegar usando las herramientas naturales porque estamos por morir. Y el instinto aprieta” 

Se acomodó el gorrito, espió para arriba y con un rayo de sol que le daba de costado otra vez “¿no tenés un cigarrillo?”. Terminé de darle fuego mientras no dejaba de mirarme, luego estalló en 900 cristales y dijo desde el cielo, inmerso.  

“Nada de pastilla. A mi no me van a solucionar con una pastilla. Yo solo se la clave de mi vida”

De tanta saña no le creía.


No es de anti, pero de tan vendida, a la pastilla no me la creo.

- Se acostumbra uno a las voces, y hasta abrigan- 

“¡El poder está en el rayo que deja impreso tu existencialidad! ¡La solución está en la ecuación!” se iba gritando, y corriendo, fumando hasta la otra parada, para sentarse en el cantero blanco y verde.  

Un tiempo después, murió. 

(morimos todos los días, no es tan terrible)