martes, 7 de octubre de 2014

ENTREVISTA LITERARIA A NATALIA ARTEMAN, DIRECTORA DE LA OBRA "FLORES SUSPIRAN MUJERES"






LLTV: Los tres libros mas importantes que hayas leído o que mayormente te constituyeron como persona

NA: Siento que las lecturas de la infancia tuvieron mucho que ver con mi crecimiento, el primer libro que me viene a la mente es Bilembambudín, de Elsa Bornemann. Ese surrealismo es sumamente atractivo. Una niña que viaja con un mago por un mundo fantasioso. Y todo está dentro de su mente. Después, ya mayor, Free Play, La improvisación en la vida y el arte de Stephen Nachmanovitch, un libro de cabecera para,  como dice el título: el arte y la vida misma. Lo consulto constantemente.
Finalmente, Cien Años de Soledad, de García Márquez. Elijo esos tres porque siempre vuelvo a ellos en diferentes momentos de mi vida. Alguna huella habrán dejado.

LLTV: ¿Último libro que leíste?

NA: Sumotori, de la autora Gail Tsukiyama. Sobre el Sumo y la guerra en Japón. La cultura japonesa siempre me atrapa, es pura espiritualidad, ritual y misterio. Solo los orientales pueden expresar el silencio con la belleza que se merece en un relato.

LLTV: ¿Qué libro te marcó algo para siempre y por qué?

NA: El cuerpo poético de Jacques Lecqoq, cambio mi mirada sobre el teatro y el trabajo del actor. Llegó a mis manos cuando estaba en el último año del profesorado de artes en teatro y quebró todos mis prejuicios sobre “cómo” se debe aprender/enseñar/actuar el teatro.

LLTV: ¿En qué circunstancia escribís?

NA: En varias… pero la mayoría de las veces me genero un ambiente para escribir. En mi casa, en mi espacio. Tanto en papel y lápiz como notebook. Sin embargo, Flores Suspiran Mujeres, fue escrita un 80 % en el viaje en tren de Moreno a Morón. De hecho una de las primeras frases habla del tren.

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro te gustaría incorporar en una obra de teatro escrita por vos?

NA: A Nina de La Gaviota de Chejov, y a cualquier personaje de la obra de  Yasunari Kawabata, siempre vuelvo a lo oriental. En Hanamachi, Casi un Policial Japonés (Obra escrita por la autora, donde también protagonizaba como actriz, dirigida por Claudio Gatell) Buscaba componer a mi personaje “La geisha” entre Nina y una prostituta oriental. Cuando pienso en incorporar un personaje no puedo dejar de pensar en actuarlo también. (Risas) Aunque no es el caso en Flores Suspiran Mujeres, allí escribí y dirijo y lo disfruto enormemente.

LLTV: ¿A qué personaje de qué libro invitarías a tomar un café, a los efectos de conocerlo más íntimamente?

NA: A Melquiades. De Cien años de Soledad. Porque es un sabio, un hombre que busca descubrir. Seguramente tendría mucho para contar y mucho para preguntar. Aunque quizás, más que un café, un fogón en el bosque sería más interesante.



LLTV: ¿Recordás qué libro te generó muchísima expectativa y te defraudó en la  misma o mayor proporción?

NA: Iniciación en el corazón de los andes de Elizabeth Jenkins. El libro se adentra a un misticismo que te aprisiona para llegar a  un final indiferente con el lector. Perdón si alguien lo está leyendo.

LLTV: ¿Qué cosa es lo que más le sorprende de la humanidad?

NA: La capacidad de creación y destrucción. Podemos construir las cosas más maravillosas, tenemos el poder de la creación en nuestras manos… y el de la destrucción también.

LLTV: Con qué se va a encontrar la gente que va a ver Flores suspiran mujeres (Sábados 21 Hs. Espacio Templum, Ayacucho 328, C.A.B.A.).

NA: Se van a encontrar con un espacio cubierto de emociones, mucha entrega de parte de los intérpretes. Con dos historias, la de las hermanas y la novela, un drama, un melodrama, planos de amor, dolor y decisiones y mucha, mucha música.

LLTV: ¿Fue casual esta fusión tan clara de estos diferentes planos escénicos que se ven en la obra, el drama, la novela y la música. O la idea de esa mixtura  surgió antes que la obra?

NA: El drama y la novela ya estaban desde la propuesta dramatúrgica. Cuando me planteé llevar la obra a escena, lo primero que surgió, antes de convocar a los actores, fue convocar a los músicos para que se sumaran al proyecto. Pero los planos se construyeron a la par, en todo el proceso de construcción de la obra. La música es totalmente original, creada por y para la historia. Como parte de la poesía de la misma.

LLTV: ¿Se pueden contar qué proyectos hay para el 2015?


NA: Por ahora estamos en periodo de pre-producción. Pero estamos generando una nueva puesta, siguiendo con la propuesta de música en vivo. Pero ahí estamos… descubriendo de qué trata. Sí puedo decir que la estoy escribiendo, y que vuelvo al escenario desde adentro.



Agradecemos a la Prensa y Comunicación de Analía Cobas y Cecilia Dellatorre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada